5 Cosas que sólo una mujer sensible puede sentir en la vida y en el amor ¡Ellas en verdad enamoran!

Una mujer sensible, es pura y sincera, es una mujer que siempre va de frente y siempre muestra que es una persona de verdad. Cuando una mujer es sensible, la vida es más real e intensa, porque miles de situaciones que pueden pasar en las sombras, salen a la luz y se manifiestan con mucho amor y sentimiento.

Qué bonito es conocer una Mujer así… ¡Tal vez como tú!

No puedo esconder nunca mis sentimientos
Soy sensible y siento que a veces respondo ante la vida y el amor, de una forma demasiado inocente, pura y real, y eso en ocasiones me pasa factura, porque de alguna forma quedo un poco vulnerable ante personas que me han hecho daño.

No puedo aguantarme las ganas de llorar
Para mí, llorar, es como sonreír o vivir. Cuando mi sensibilidad me cosquillea el corazón, mis lágrimas se manifiestan y mis sentimientos brotan. En momentos así, para mí es imposible aguantar mis sensaciones y muchas veces, eso pasa, en situaciones en las que para otras personas no hay ningún sentir. Sin embargo yo desnudo nuevamente mi alma y quedo sola. Pero eso también me hace sentir bien. Me siento eterna.

Me afectan cosas que parecen pequeñas para los demás
Cosas muy insignificantes para otros, a mí, me afectan mucho y me las tomo muy en serio, porque siento que de alguna forma son importantes. A veces siento que estas pequeñas cosas son las que marcan la diferencia entre amar y querer y hay muchas personas que no saben sentir esto. En definitiva, una persona sensible como yo, debería enamorarse de alguien sensible y que sepa valorar estas pequeñas cosas para mostrar el gran amor.

Sufro el dolor del que tengo al lado
Es algo que me nace y mi sensibilidad me mantiene alerta en situaciones en las que una persona sufre. Cuando mi pareja o mi amor siente dolor, por algún motivo, yo lo vivo igual o más que él. Eso en realidad me gusta, porque puedo ponerme en su piel y compartir dicho dolor a medias. Eso para mi es amor.

No sé mentir ni puedo hacerlo
Al ser tan sensible me cuesta mucho mentir, de hecho no puedo hacerlo, se me nota demasiado y siempre me veo obligada a decir la verdad a las personas, guste o no a los demás. Por un lado, esto es genial, porque me aseguro no mentir, ya que no me gusta, pero debo reconocer, que no decir la verdad, es importante en ocasiones y a mí me cuesta mucho no decirla. Siempre se me nota que algo cierto no digo.

En definitiva soy una mujer sensible y eso puede tener cosas malas para mí, pero también me garantiza que vivo siempre un amor verdadero ya que mis sentimientos me dan la posibilidad de amar en mi totalidad. Puedo salir perdiendo, pero gano más como persona, porque puedo vivir y hacer vivir cosas que otros no sienten. De alguna forma vivo más despierta y dejo, sin querer, que mi alma sea auténtica y real.

¡Amo de verdad!, soy real y una mujer despierta.

Fuente: albertespinola.com