9 cosas que ningún empático quiere que sepas

Los empáticos son personas realmente únicas y especiales. Son muy sensibles, pero no quieren que se les vea así porque creen que los demás podrían confundir su sensibilidad con debilidad.

Si tienes a un empático en tu vida, probablemente sepas de su extrema sensibilidad y sus emociones. Pero, tienes que tener mucho cuidado con tu relación con ellos, porque no siempre te contarán sus problemas y lo que sienten.

1. Dan demasiado
Los empáticos son los sanadores de la sociedad. Su misión es ayudar a los demás sin importar cuál es su problema. Se abandonan a sí mismos y sus necesidades, lo que puede ser emocionalmente traumático para ellos. Cuando esconden e ignoran sus sentimientos durante mucho tiempo, sus sentimientos empiezan a aumentar hasta que empiezan a desbordarse.

2. Su sensibilidad absorbe las emociones de los demás
Todo empático siente como si tuviera que ser fuerte por los demás porque quieren ayudar a todo el que esté necesitado. Así que intentarán dejar a un lado sus necesidades y enfocarse sólo en los sentimientos y deseos de los demás. Su naturaleza hipersensible es como una esponja y absorbe las emociones de todos, buenas y malas. Esto puede ser realmente agobiante para ellos y necesitan aislarse para recuperarse.

3. Se estresan con facilidad
Cada emoción que tiene un empático se intensifica. Así que, las situaciones diarias pueden hacerles sentir agobiados y estresados con más frecuencia que el otras personas. Puede ser algo incluso dañino para su salud. Sin embargo, nunca lo admitirán porque no quieren parecer débiles.

4. Son introvertidos
Los empáticos valoran su tiempo de soledad más que cualquier otra cosa porque sienten y absorben todas las energías y necesitan estar a solas para recargarse. Sin embargo, nunca lo admitirán porque no quieren parecer groseros.

5. Son detectores humanos de mentiras
Cuando se trata de leer las palabras y acciones de otros, los empáticos son los que pueden ver lo que hay realmente escondido tras la máscara y ven su auténtico color. Los empáticos son muy buenos detectando mentiras. Sin embargo, cuando te pillan una mentira, no te dicen nada porque no quieren que te sientas incómodo.

6. Es fácil aprovecharse de ellos
Los empáticos son muy comprensivos con todos y todo en su vida. Valoran a cada ser humano y debido a su sensibilidad, sus fortalezas son a menudo vistas como debilidades. Ven lo positivo en cualquier situación negativa. Esto les hace un objetivo fácil para los manipuladores.

7. Son muy intuitivos
Los empáticos son personas muy intuitivas. Su intuición les ayuda a tomar la decisión correcta en cada momento. Están completamente en sintonía con sus emociones y con su interior. Sin embargo, intentarán esconderte esto porque creen que los demás pensarán que confiar en la intuición es algo estúpido.

8. Son imanes para la gente negativa
La gente negativa se siente atraída hacia los empáticos porque les atrae su comprensión y su naturaleza para perdonar. Saben que un empático siempre los escucharán, y los usan como un filtro con el que reemplazar su energía negativa con la positiva del empático.

9. Aman profundamente
Los empáticos son personas muy cariñosas. Se preocupan profundamente por aquellos a los que aman. Cuando aman, aman intensa y apasionadamente. Valoran a cada persona en su vida, y son los amantes más impresionantes y los mejores amigos que cualquiera desearía tener.

¿Tienes a un empático en tu vida?