4 razones por las que tu v4gin4 está adolorida después de tener s3x0

Si tu ginecólogo ya descartó cualquier infección, puede ser que tus prácticas sexuales no sean las adecuadas y de ahí provenga el dolor.

El espéculo es ese horrible aparato que odiaste desde el primer día que visitaste el ginecólogo. Lo conoces ahora como “el pato” y basta verlo venir para sentir un cosquilleo incómodo en el estómago que se traduce en nervios y sudor.

De este artefacto se tienen noticias desde la antigua Grecia. Al paso de los años se fue perfeccionando, pero en la Edad Media era una especie de garrote de bronce con un tornillo para abrirlo y cerrarlo a consideración del médico, en los siglos posteriores, el diseño no cambió mucho.

¿Imaginas usar algo así para realizarte un papanicolau?

Puede que no seas especialmente fan de ir a una inspección vaginal, pero debes hacerlo de manera recurrente. Esto evitará complicaciones y malestares posteriores. No te dejes llevar por las primeras impresiones, las razones para tener una vagina adolorida van mucho más allá de tener sexo.Puede tratarse de endometriosis, sequedad vaginal o incluso, alguna infección no detectada. Es por eso que es sumamente necesario visitar a tu médico y presentarle el caso. Él es el único que sabrá qué hacer.

Por otra parte, la causa de esta molestia también puede deberse a prácticas sexuales mal empleadas; aquí algunas de ellas:


La lubricación no es suficiente

Estar bien lubricada es imprescindible para tener relaciones sexuales satisfactorias. Es necesario que al momento de la penetración, tu vagina esté completamente lista. El ‘sexo seco’ no sólo te dejará adolorida, sino que podrá hacerte alguna herida pequeña, lo que es sumamente peligroso pues puedes contagiarte de una ETS.

+ Cómo evitarlo:

Aplaza la penetración, pídele a tu pareja que aumenten los juegos previos, que no sea una cuestión inmediata. En caso de que aún así sigas sin lubricar o no sea suficiente, tendrás que echar mano de lubricantes artificiales. Existen muchos en el mercado y no te será difícil conseguir el que va contigo. No olvides visitar a tu ginecólogo para que descarten cualquier anomalía de la falta de lubricación.


Alergia al latex

Muchas mujeres son alérgicas al látex, por lo que después de una relación sexual queda irritación, picazón y salpullido como secuela. También pueden aparecer manifestaciones respiratorias como estornudos, secreción nasal y tos.

+ Cómo evitarlo:

Busca sustitutos para tu protección; no es recomendable saltarte este método de barrera. Existen condones de poliuretano, pero es bueno que sumes a este otro método anticonceptivo porque esos preservativos son más delgados y por lo tanto, más fáciles de romper.


Demasiada fricción

Las cosas están en su punto y ambos se emocionan brutalmente, por lo que comienzan a tener sexo rudo. Esto puede ser placentero hasta cierto punto y durante la relación sexual no lo sientes porque estás prácticamente “dopada”, con la serotonina que segrega tu cerebro.

+ Cómo evitarlo:

No lo hagas si te lastima. Pide a tu pareja movimientos suaves y pausados. Sólo cuando te sientas lista, podrás subir el nivel, pero siempre con una buena lubricación y que sea por lapsos de tiempo cortos. Algunos especialistas recomiendan que si ya está la molestia, coloques un cubo de hielo envuelto en un condón por unos 5 minutos, esto sólo en la parte exterior de la vulva.


El pene es demasiado grande

Si el pene de tu pareja es demasiado grande o tú eres demasiado estrecha, podrías estar forzando una relación dolorosa. Si este es el caso, debes tomar las medidas necesarias. Él debe entrar poco a poco y con lubricante extra, tú deberás marcar el ritmo según como te sientas.

+ Cómo evitarlo:

No puedes reducir el tamaño del pene a tu chico, ni hacer tu vagina más grande, así que si el dolor es intenso, lo más adecuado sería evitar la penetración. Sin embargo, tu médico podrá recetarte algún medicamento antinflamatorio, aunque llenar tu cuerpo de medicina no es lo más adecuado.

No estás obligada a tener sexo si este te es doloroso. Puedes decir “no” aún estando en el momento del encuentro. Tu pareja debe respetar tu decisión y cuidar de ti y tu salud. También es absolutamente necesario que visites a tu ginecólogo, pues hacerte un autodiagnóstico por Internet e improvisar remedios para tus males vaginales sólo van a empeorar el problema.