7 señales de que lo que compartes con tu pareja es lujuri4, no amor

Seguramente, esa persona te enciende y no puedes respirar debido a la pasión que te mantiene despierto toda la noche pero, ¿qué es eso? ¿Pasión? ¿Amor? ¿O una de las emociones más básicas? ¿Podría ser lujuria?

La primera clave podría ser escuchar a la otra persona decir: “No es necesario que te guste la otra persona para quererla.” O cuando más adelante te dice que está buscando algo mejor, y a alguien más “casadero.”

Una relación basada en la lujuria es genial si sabes en lo que te estás metiendo y estás atento. Pero lo importante es que no te engañes a ti mismo.

A continuación te mostramos 7 señales de que lo que compartes con esa persona es lujuria, no amor.

1. Te vistes para impresionar
Siempre estás impresionante cuando estás con esa persona. Tus cejas están perfectas, te vistes para gustar, siempre vas a la perfección. Seas hombre o mujer, el caso es que tienes especial cuidado con tu apariencia cada vez que vas a quedar con esa persona. En una relación que está basada en más que en lo superficial, ni tu pareja ni tú os preocupáis si un día vuestro pelo no está perfecto porque vuestra relación es más de lo que se muestra en el exterior.

2. Las conversaciones interesantes escasean
La columnista Ann Landers decía que: “El amor es una relación que prende en llamas. Es una comprensión silenciosa, confianza mutua, compartir y perdonar. Es lealtad en los buenos y malos momentos. Se conforma con menos que con la perfección y tiene en cuenta las debilidades humanas.”

Cuando te enamoras, pero de verdad, te sientes cómodo con tu pareja. Esto significa que también te sientes cómodo hablándole de la mayoría de las cosas. Tu pareja es tu amigo, al contrario de lo que pasa con la lujuria, en cuyo caso la amistad y las conversaciones interesantes son escasas. Las conversaciones sobre tus problemas, tus esperanzas, tus sueños, y tu vida en general están ausentes en vuestras interacciones.

3. Parece un pecado
En una relación basada en la lujuria, tu pareja parece la versión de un Adonis o una Afrodita y, cuando la miras, sueles pensar que la naturaleza le ha regalado una inusual cantidad de belleza. No puedes dejar de pensar en su físico y creer que es perfecto, cuando la realidad es que está lejos de serlo. Cuando hay amor, pasas por alto las imperfecciones de una persona y te centras en su belleza y bondad interior. Hay pasión, pero no basada únicamente en su aspecto, sino en el amor que ambos compartís.

4. Pasáis el tiempo revolcándoos
Decidís ver una película juntos. Pero en lugar de ir al cine a ver una nueva, decidís ver una antigua en su casa. Suena bien y, en cierto modo, romántico, ¿verdad? Así es si termináis viendo la película entera. Y es que en realidad, os importa poco la película. Eso es justo lo que pasa cuando vuestra relación está basada en la lujuria y no en el amor. Pasáis todo vuestro tiempo juntos teniendo s 3 x 0. De hecho, el s 3 x 0 es una forma maravillosa de expresar vuestros sentimientos, pero no debería ser la única forma.

5. No conectáis a nivel emocional
Vuestra comunicación está atrofiada. No identificas tus sentimientos ni hablas de ellos, ni tu pareja tampoco. No hablas de cómo te hace sentir o vice versa. Honestamente, los sentimientos no entran en juego, a no ser que se trate de s 3 x 0.
Cuando conectas con alguien a nivel emocional, encuentras consuelo en el silencio. No os importa tumbaros uno al lado del otro y miraros a los ojos hasta las 4 de la mañana (esa es la novedad al principio del amor). Pero el hecho de que los silencios sean incómodos, y vuestra comunicación esté basada únicamente en el s 3 x 0, parte que disfrutas más, debería llevar un cartel de neon en el que diga que es pura lujuria.

6. Tus recuerdos están asociados solamente con el dormitorio
Cada vez que piensas en los momentos pasados con tu pareja, no piensas en la película que visteis, o en ese momento en el que comísteis juntos, o en vuestros paseos. Tus pensamientos van solo a esos momentos excitantes que pasaste en su compañía. Y solo esos son los recuerdos que vienen a tu mente cada vez que piensas en él/ella.

7. No tenéis planes de plans futuro
Habláis de lo bueno que es. De lo mucho que os queréis. De vuestro deseo hacia el otro. De lo que queréis para la siguiente “cita.” Pero una cosa en la que no pensáis es en pasar una vida juntos. Si el pensamiento de matrimonio, hijos, cuentas comunes, compartir noches de insomnio cambiando pañales, vacaciones juntos, entre otras cosas viene a tu mente cuando piensas en esa persona, entonces puedes estar seguro de que es, probablemente, más que pura lujuria. Pero si el futuro nunca viene a tu mente, entonces la naturaleza de tu relación no necesita explicación.

¿Qué tipo de relación mantienes con tu pareja?